El placer de comer

De todas las relaciones que he tenido en mi vida, la que mas penas y satisfacciones me ha traído ha sido la comida.

Recuerdo que de niña comer no era lo que mas me gustaba, siempre fui muy especial a la hora de escoger mis alimentos - obviando los dulces claro, que para eso creo que siempre he tenido otro estomago.

No tomaba la leche porque me la daban sin azúcar y se sentía muy concentrada, la grasa del pollo la tenia que sacar porque de otra manera no lo comía, solo comía la carne si era suavecita y sin nervios, así podría seguir nombrando mil ejemplos mas pero no quiero hacer un testamento de esto.

Mi mamá siempre me pregunta como pase de tener una mala relación con la comida a la relación pasional que tengo ahora?

Y haciendo memoria creo que mi relación con la comida nunca fue mala, solo que era especial, siempre me gusto comer cosas ricas, que me hicieran disfrutar cada bocado y que alimentaran todos mis sentidos, nunca me gusto comer por comer.

Para mi, la comida es arte, es amor, es expresión, es placer!

Yo como con todos mis sentidos, me tomo mi tiempo, trato de apreciar con mis ojos lo que ese plato de comida me quiere decir, lo huelo y comienzan a aparecer los recuerdos que me llevan a esos olores que pueden ser buenos o malos, procuro saber primero que es lo que voy a consumir, lo examino.

Muchas veces el olor me dice si me va a gustar o no, pero como cualquier humano también me puedo equivocar, para eso finalmente lo pruebo pero de a poquitos, con cuidado, tratando de poner todos mis sentidos en ese primer bocado que para mi es muy importante, porque a veces con uno es suficiente para saber si me gusto o no, otras el cocinero ha sabido hacer su magia y me deja con ganas de comer mas, de experimentar mas y de conocer mas de su arte.

Un plato de comida -o el ritual de comer- me puede hace olvidar las penas, las dietas, llevarme a otro mundo y hasta hacerme perder completamente la cabeza.

O puede también hacerme sentir completamente indiferente, inclusive aburrirme y hasta puede llevarme a la depresión ver un buen producto mal cocinado, preparado sin amor.

Con esto no quiero decir que solo disfruto platos hechos por reconocidos chefs, no!

El placer y la buena comida se puede encontrar donde menos te lo imaginas, un chocolate peruano compartido con amigos que lo disfrutan a miles de kilometros de distancia de mi país; también me da placer, ver sus caras disfrutando cada pedazo de ese tesoro compartido con ellos no tiene precio.

Un queso Parmesano cortado en grandes pedazos acompañado de un vino blanco helado, en su punto, buena música y comido en la cama con la persona que amas puede ser el placer mas grande del mundo y el recuerdo mas bonito porque fue compartido con amor.

Yo no solo disfruto comiendo, si no también viendo a la gente disfrutar conmigo de una buena comida, de algo que yo les puedo preparar o enseñar - seguro por eso mis amigos siempre me llaman para preguntarme donde ir a comer si se les antoja algo en especial.

La comida es necesaria para vivir, pero no por eso me gusta comer por comer, porque llego la hora del almuerzo o la cena.

La comida hay que disfrutarla, aprender a apreciar lo mas simple para luego lo mas complejo, para eso hay que entenderla, sentirla, saborearla, experimentarla! Nunca vas a saber si te gusta algo si es que no lo has probado.

Te invito a poner todos tus sentidos a la hora de comer y veras las diferencia, dime lo que sientes… que te recuerda a donde te lleva…disfruta como un niño, chúpate los dedos después de comer ese chocolate con las manos y no te olvides que el placer no es completo si no es compartido.  

Este post va por http://blogactionday.org/ el tema de este año, la comida #BAD11 #FOOD

Share this post: